El Co-living ha llegado para quedarse.

La demanda de soluciones habitacionales alternativas no deja de crecer, al mismo tiempo que aumentan sin parar los precios del alquiler convencional y se ralentiza la compra de vivienda.


Los proyectos de co-living existentes tanto en España como en el resto del mundo tienen personalidades muy variadas, aunque un foco común muy marcado: Se dirigen a un público que busca compartir experiencias y tiempo libre, sin perder privacidad e independencia. En una era donde la tecnología nos permite estar conectados de forma global las soluciones tradicionales ya no responden por completo a una sociedad donde la gente cada día se siente más aislada. Esta tendencia de forma de vida alternativa no deja de crecer por todo el mundo al mismo tiempo.


El co-living es un concepto nuevo y un modelo que está en proceso de desarrollo, y no está reglado o normalizado. The Collective, uno de los referentes en este sector, define el término co-living de la siguiente forma:


“Co-living is a way of living in cities that's focused on community and convenience. Live as part of a community, sharing wonderfully designed shared spaces and inspiring events, with the comfort of being able to retreat to your own fully furnished private space at the end of the day. [] Co-living is so much more than shared spaces. It's an innovative way of living that combines thoughtfully designed private space with one-of-a-kind amenities and ground-breaking experiences.”



Según un reciente informe de JLL en el que analiza el sector del co-living en 40 países de toda Europa, el sector no deja de crecer y extenderse.

Los proyectos se concentran principalmente en las capitales como Londres, Ámsterdam, Berlín, Dublín y Viena con más del 40% de la oferta. El resto de la oferta está muy atomizado, lo que nos hace pensar que el crecimiento del sector se está produciendo de forma muy orgánica, y el potencial es enorme.

España está a la cola de Europa, con un peso de un 2% en la oferta total. En todo el país existen un total de 87 camas, mientras que unas 300 adicionales están en desarrollo.


Madrid y Barcelona tienen algunos proyectos ya en marcha, aunque con números muy por debajo de los países punteros en este mercado. La mayoría de ciudades de España no tienen proyectos de co-living o vivienda alternativa en el mercado. Como ejemplo aparecen Valencia y Sevilla como mercados prácticamente inexplorados y suponen una oportunidad para iniciar este tipo de proyectos.

Sin duda el sector del co-living está en una fase de crecimiento que supone una extraordinaria oportunidad de inversión en este tipo de proyectos.


En REURBANA estamos especializados en conceptos habitacionales alternativos y colaboramos con las compañías líderes del mercado.


32 vistas