¿Dónde invertir 150.000 euros en ladrillo?

La compra de una vivienda para alquilar ofrece una rentabilidad del 11% si se tiene en cuenta la renta y la revalorización del inmueble


El idilio entre el sector inmobiliario español y los grandes inversores es un hecho. La pregunta es si puede el pequeño inversor que ha conseguido ahorrar hasta 150.000 euros —la hipoteca media contratada es de 144.346 euros, según el Consejo del Notariado con los últimos datos del mes de diciembre— sumarse a la estela de buenas rentabilidades que ofrece el mercado. Porque, cuando el valor de las acciones y los fondos de inversión no deja de mermar y la banca ofrece por un depósito a plazo un 0,10% de interés, es el turno del ladrillo. El ahorrador puede comprar un producto financiero, como acciones de sociedades cotizadas inmobiliarias (socimi), una opción minoritaria aunque va ganando simpatizantes. O puede hacer lo que la mayoría: adquirir un inmueble para alquilar.


Si se opta por invertir directamente en la compra para arrendar, la vivienda no es la única opción, aunque aporta más rentabilidad que las plazas de aparcamiento y mejor expectativa de subida de precios, según el director del máster inmobiliario de la Universidad de Barcelona (UB), Gonzalo Bernardos. La ventaja es que con el presupuesto de partida, 150.000 euros, se puede optar a varias plazas en muy buenos emplazamientos.