• REURBANA

¿Cómo va a cambiar la crisis sanitaria del Covid-19 nuestras ciudades?

Hoy que nos hemos visto obligados a encerrarnos en casa por miedo a un virus que inunda nuestras ciudades, nos preguntamos más que nunca como será nuestro futuro inmediato, como evolucionará nuestra sociedad o como cambiarán nuestras ciudades. Nuestra sociedad se asienta sobre centros urbanos modernos, complejos, conectados y cada vez más inteligentes, que sin embargo no nos están protegiendo como esperábamos ante el reto que vivimos. ¿Cómo evolucionarán nuestras ciudades para responder eficazmente a amenazas sanitarias de este calibre?


Nuestra historia reciente está llena de retos sanitarios de enormes proporciones que nos pueden dar pistas sobre la repercusión que este tipo de eventos tiene en la sociedad. Durante la edad moderna Europa se enfrentaba a epidemias y continuas plagas provocadas por enfermedades como el cólera o la fiebre amarilla, con la misma impotencia que sufrimos hoy. Las ciudades de esa época se habían convertido en grandes aglomeraciones, sucias e insalubres, con barrizales, humedad y basura por todas partes. Las clases acomodadas y la burguesía se desplazaban a la periferia buscando espacios más limpios y mejor calidad del aire, que proporcionaban unas mejores condiciones de vida.

Durante la primera mitad del siglo XIX se sufrieron continuas plagas y epidemias, lo que provocó fuertes protestas reivindicando más medidas de salubridad en las ciudades. Se pusieron en marcha numerosos proyectos para renovar los empobrecidos centros urbanos. El proyecto más emblemático de la época fue el llamado Paris de Haussmann, que en la segunda mitad del siglo cambio Paris para siempre. Logró revitalizar el centro de la ciudad, con calles mas limpias y salubres, con grandes avenidas, se abrieron plazas y parques, se desplazaron a la periferia industrias, mataderos, cementerios, y se instalaron mejorados alcantarillados, redes de agua y baños públicos.



Como se puede ver en las imágenes, el trazado de la Avenida de La Opera se ha conservado hasta la actualidad. Para su ejecución se llevó a cabo la demolición de gran parte de las construcciones de la zona. Más de la mitad de las edificaciones existentes en toda la ciudad se vieron afectadas.

Después de París, vinieron Londres, Viena, Florencia o Bruselas, así como los movimientos para embellecer las ciudades en Estados Unidos. En España los ensanches de la mayoría de las ciudades importantes pertenecen a esta época, destacando el plan Cerdán para Barcelona. El objetivo de todos estos proyectos fue el mismo y los resultados, aunque dispares, cumplieron el objetivo de regenerar y hacer más habitables los centros de las ciudades.

Toda esta revitalización produjo muchos cambios sociales y económicos, así como el nacimiento de las ciudades como hoy las conocemos. Se regeneraron las calles con comercio, que se volvieron seguras y llenas de vida convirtiéndose en el corazón de la vida pública. Las clases altas regresaron a los centros urbanos y con ello llegaron el aumento de precios y el desplazamiento de las clases obreras a la periferia. Los modelos actuales de ciudad se han desarrollado sobre las bases diseñadas en esa época. Las ciudades cambiaron drásticamente para para luchar contra pandemias similares a la que hoy azota nuestra sociedad.

La crisis que hoy vivimos se está produciendo en un momento histórico. Es la primera vez que una pandemia afecta al mundo entero al mismo tiempo y en un mundo tan conectado, tanto por lazos físicos como digitales. Por primera vez en la historia más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, con grandes conglomeraciones que no dejan de crecer. Se estima que ya existen más de 20 metrópolis que han alcanzado los 20 millones de habitantes. La polución de las ciudades ha llegado a límites intolerables para la salud de las personas, con un tráfico creando verdaderos problemas de convivencia a nivel global. Todo esto ocurre cuando nos enfrentamos a una emergencia climática sin precedentes, y con nuestro modelo económico en plena crisis.


¿Como va a cambiar la crisis sanitaria del COVID-19 nuestras ciudades? Sin duda las va a cambiar, sin duda nos va a cambiar a todos, va a cambiar nuestra forma de vivir, de trabajar, nuestra forma de sociabilizar o de interactuar. Es posible que los cambios no sean tan radicales como los que se produjeron en e Siglo XIX, lo que es seguro es que serán cambios más rápidos, más globales y sobre todo digitales. Quizás sea la gran oportunidad para sentar las bases de una sociedad más humanizada, más responsable, Quizás sea el momento para rediseñar nuestras ciudades, para que sean más saludables, más sostenibles, más equilibradas. Quizás sea el momento de reequilibrar el territorio y adaptarlo a las nuevas necesidades de movilidad.

Es muy pronto para entender como se van a producir los cambios. Estamos sufriendo con fuerza la desgracia de este virus que se está llevando por delante lo que más nos importa, a los que más queremos. El cambio probablemente venga de la mano de millones de iniciativas individuales, entre todos transformaremos nuestro mundo en un lugar mejor.

Jorge Seguín.

3 vistas